Diario de la Adicción

Ludopatía: Una perspectiva psicoanalítica

El juego es un aspecto fundamental en el desarrollo infantil. Con el tiempo, el adulto sustituye el juego por la fantasía, siendo ésta un pilar básico en la formación de su raciocinio.

Hoy en día, la mayoría de la gente reconoce haber jugado alguna vez a juegos de azar, pero para ciertas personas ésta práctica les ha llevado a la destrucción, acabando con su familia, dinero, y todo cuanto les rodea.

Esta perspectiva ve al ludópata no como una persona que busca el ganar, sino todo lo contrario, perder.

La madre es nuestro primer amor, y ésta es percibida como omnipotente hasta la aparición de un tercero, que es cuando el bebé percibe que él no es el único objeto de deseo de su madre, a diferencia de ella para él. Cuando el niño es consciente de esto es cuando el niño accede a la realidad.

Ésta pérdida conlleva una ganancia, conformarnos como sujetos psíquicos. Perdemos nuestro gran amor, pero ganamos el mundo.

El ludópata pierde todo buscando ¿Qué? Ese amor mitificado al que todo el mundo recurre cuando la realidad se desvanece, con el juego busca calmar la angustia que le provoca todo aquello cuanto le rodea.

Ludopatía: Una perspectiva psicoanalítica